La culpa es una emoción normal, aunque puede ser paralizante para algunas personas. Una persona puede sentirse culpable por algo que hizo, algo que cree que hizo, o algo que no pudo hacer. Cuando uno causa daño a otro, la culpa es una respuesta emocional natural. Dado lo incómodo que puede sentirse la culpa, puede proporcionar una fuerte motivación para disculparse, corregir o compensar un error y comportarse de manera más responsable en el futuro. La mente es como el agua pura y en cuanto un pensamiento promueve una una emoción, esta agua se entinta de un color u otro,
la mente toma el color de la emoción y la persona actúa a favor de la emoción que lo domine.
La emoción dicta estado de de conciencia de la persona, eso determina sus interacciones y genera situación de vida.

Aprende a meditar esto nos hace:

– Nos hace mas felices.
– Nos hace mas atractivos
– Eleva la energía de nuestro entorno mejorando la comunicación.
– Dejamos ir el juicio a otros.
– Nos hace tolerante con los demás; evita conflictos que afectan la productividad.
– Majora la salud y longevidad.
– Disminuye las probabilidades de deprecion.
– Efectividad; nos hace que nuestra percepción del tiempo mejore; y hacemos mas cosas.
– Se aprecia cómo se sienten otras personas.
– Se intenta ayudar en situaciones difíciles.
– Actuamos como un oyente comprensivo, mejorando la comunicación.
– Reduce la ira y la agresión.
– Mantiene una atmósfera armoniosa y pacífica en casa y en el trabajo.